Hay que cuidar el material.

Sobre todo hay que tener mucho cuidado con los arneses.

Una mala compra y un mantenimiento deficiente pueden traer consecuencias indeseadas.

No revisar bien las costuras del punto de encordamiento es fatal.

McGyver lo sabe, y yo, que tenía un adrenaline, estuve muchos años preocupado.

Con ver desde el minuto 5 al 7 es suficiente, pero, claro, McGyver tiene su público y si quieres ver el capítulo completo, no seré yo quien te lo impida.

Las costuras siendo delicadas, no son lo único que puede fallar en un arnés. La rotura de una hebilla puede conllevar que se te desaten hasta las botas.

Y si esto sale en las películas, es porque pasa de verdad…

Share this:
Share this page via Email Share this page via Stumble Upon Share this page via Digg this Share this page via Facebook Share this page via Twitter

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

catorce + 9 =