FAQ DE SENDERISMO.

Todos tenemos amigos que, al inicio del verano nos piden que “les llevemos aquí o allá, por la montaña”.

Claro, buenas personas que somos y el monte, que nos gusta, pues decimos que sí, que bueno, que vale, que te va a costar un par de Ambar,…

Elegimos un recorrido acorde a nuestros pequeños “padawan”, elegimos un día y nos vemos sorprendidos por la pregunta: “Maestro, ¿qué llevo?”.

Lo reconozco, a mi, esta pregunta me desarma, sobre todo porque me hace pensar. Llevo tantos años saliendo al monte que hacer la mochila es un acto reflejo. No pienso qué llevar ni porqué. Sé donde guardo el material y hago el recorrido sin pensar: arcón, armario, cajones, nevera, trastero, coche.

Pero, no todo el mundo es igual de desordenado que yo. Y muchos no han salido casi a la montaña. Así que, hay que ser más específicos.

Empecemos por lo básico:

  • Mochila: Parece lógico, de alguna manera (razonablemente cómoda) hay que llevar los cacharros. Pero lo lógico no siempre es evidente, y aparece gente con una bolsa del carrefour, porque “nadie les ha dicho que hay que llevar mochila”.  Entre 20 y 30 litros de capacidad suele ser suficiente para salidas de un día en verano. Tiene que ser cómoda, con espalda aireada y tirantes anchos, los estrechos terminan clavándose en los hombros. HIGHWIRE, GRAVITY, BOREALIS o DOCKS, son ejemplos posibles.
  • Ahora que ya tenemos contenedor, habra que “dotarlo de contenidos” , como dicen en el Social Media; Una chaqueta impermeable ligera,Para afrontar ese posible chubasco que se genera durante el día y descarga por la tarde (lo que llaman Nubes de evolución diurna). Un forro polar o una sudadera, para abrigarnos en las paradas. Ambas prendas nos ayudarán también a protegernos del viento en collados o cimas.
  • ¿Qué más necesitamos? Crema de sol, cacao para los labios, gafas y gorra. Esto es imprescindible. Protegernos del sol es importante. No sólo porque la incidencia de los rayos es mayor, también porque nos encontramos en un entorno aislado, y una insolación puede ser un grave problema.
  • Ya que hablamos de insolaciones, es importante llevar una reserva de agua. Y algo de comida, unas barritas energéticas, almendras, queso, una pieza de fruta, unas galletas; alimentos que nos resulten apetitosos.
  • Un mapa de la zona, el teléfono con batería (y el número de emergencias, el 112 memorizado), repelente de insectos, una navaja, un par de bolsas para recoger la basura que se pueda generar…
  • Y un par de bastones, para ayudarnos en las subidas y descargar peso en las bajadas. Son complementos que hay que tener en cuenta.

“Vale, todo esto está muy bien, pero ¿qué me pongo?”

La ropa, otro arcano mayor. Yo llevaría una camiseta transpirable (prefiero evitar el algodón, es cómodo pero absorbe mucha humedad). En cuanto al pantalón, la elección es personal; hay cortos o largos. Pero deben ser cómodos.

Calcetines, lo mejor es un calcetín de coolmax, nos mantendrá el pie seco y fresco. Además, están construidos para acolchar las zonas sensibles y reducir el riesgo de rozaduras.

Y, lo más importante, el calzado. Si la actividad es rápida, con una pendiente moderada, unas zapatillas con suela de tacos serán ligeras y nos darán el agarre que necesitamos.

Si vamos a recorrer zonas pedregosas, es preferible optar por una botas . Nos sujetarán mejor el tobillo y protegen el pie.

Es aconsejable contar con algo de ropa de repuesto en el coche. Cambiarse de camiseta y de calcetines es una delicia.

Y, recuerda que la excursión “sólo” termina después de haberte duchado, así que procura no agotar toda tu energía en la subida, luego hay que bajar.

Espero que este verano disfrutéis de la montaña.

Share this:
Share this page via Email Share this page via Stumble Upon Share this page via Digg this Share this page via Facebook Share this page via Twitter

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

16 − cinco =