ISSARBE. 1.565 mts.

Todos los amantes de la montaña pensamos lo mismo; ” Quiero que a mis hijos les guste la montaña tanto como a mi”.

Desde que pueden sujetar la cabeza, embutimos a nuestras criaturas en mochilas portabebés y les paseamos por el monte.

Pero, el tiempo, inexorable, pasa. Y esos bebés que dormitaban en las mochilas, se hacen grandes, aumentan de peso y adquieren capacidad de caminar de forma autónoma.

Esta circunstancia, que nos llena de “orgullo y satisfacción” comienza a complicarnos la vida. los recorridos tienen que adaptarse a sus posibilidades, antojos y necesidades. Además de resultarles interesante y adecuada, para que tengan ganas de volver otra vez a la montaña.

Cada excursión se convierte en un trabajo de investigación, cálculos de tiempos y sobre todo, de imaginación. Porque los niños van por el monte, pero no les gusta andar. “Escalan”, pero no quieren subir…

Durante este trabajo de investigación, he encontrado una excursión interesante: la ascensión al Issarbe, algo más de 1.500 metros con unas magníficas vistas.

El pico da nombre a una estación de esquí nórdico en Aquitania (Francia). La manera más cómoda de llegar a ella es desde Isaba, cruzando la frontera. Pasamos la Pierre Saint Martin y vamos siguiendo la señalización.

 

 

Hasta llegar a la Estación de esquí de Issarbe.

 

 

Una vez en el parking de la estación, dejando los edificios a nuestra espalda, el pico Izarbe se muestra ante nuestros ojos.

El camino, parte hacia la derecha, bordeando la ladera para girar a la izquierda despues de la primera loma.

Vamos encontrando carteles con los recorridos de las pistas de esquí y raquetas. Habrá que volver en invierno.

 

 

Aunque el recorrido es corto, apenas 45 minutos, la imaginación para improvisar juegos es parte del equipaje.

 

 

Seguimos,  en un flanqueo evidente hasta el lomo de la montaña. Aquí, un giro a la izquierda nos llevará, por terreno fácil, hasta la cumbre, que nos obsequia con unas excelentes vistas.

 

 

 

Un pequeño almuerzo disfrutando del día y emprendemos la bajada.

Como hemos madrugado, nos acercaremos a las Gargantas de Kakueta.

Un recorrido de dos horas que nos introduce en lo profundo de un precioso cañón, equipado con pasarelas.

 

Un día de actividad con pequeñas montañeras, variado, interesante y no muy agotador.

 

 

Share this:
Share this page via Email Share this page via Stumble Upon Share this page via Digg this Share this page via Facebook Share this page via Twitter

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

siete + 16 =