Chaquetas polivalentes.

¡Quiero una chaqueta para todo! Una afirmación que oímos y decimos con frecuencia, y cuyo colofón suele ser ¡Y barata!

Estamos hablando de una prenda ideal, pero la realidad es que la tecnicidad se enfrenta a la polivalencia, siendo el precio el tercer luchador de este desigual combate.

Aquella época en la que se usaba una chaqueta de tweed, igual para visitar patrocinadores que para ascender montañas, ha pasado a la historia.

Expedición 1924

¿Qué tenemos ahora? Pues lo que tenemos, gracias a los amplios catálogos de las marcas es… un jaleo curioso.

Por ir clasificando:

Chaquetas técnicas para escalada:

 

Chaqueta técnica para alpinismo. Minimalist JKT de Marmot

Son prendas con membrana impermeable-transpirable. Tan malo es calarte por la lluvia que traspase la prenda, como empaparte por el sudor que se acumula dentro. Para ayudar a la evacuación, cuentan con sistemas de aireación, bien en forma de cremalleras bajo las axilas o con rejillas de ventilación.

El patronaje de estas prendas está pensado para permitir el máximo de movilidad mientras se realiza la actividad. La longitud de las mangas suele estar sobredimensionada, para no perder protección al levantar los brazos. Son chaquetas cortas para no interferir durante el uso del arnés. Codos preformados y capucha integrada que cubra el casco, son otras de las características de estas prendas.

Están diseñadas para actividad alpina y cuentan con refuerzos en las zonas de mayor roce (hombros y antebrazos) aunque esto les añade peso. Algunas prendas ligeras utilizan un tejido más resistente en las zonas de roce.

Aunque se pueden usar para “casi todo”, donde realmente sacaremos partido a estas prendas es en la vertical. Son prendas que van a llevar “mala vida”.

Chaquetas para montañismo:

Chaqueta de montañismo. Evolution Triclimate, de The North Face.

 

Aunque las exigencias técnicas del montañismo son menores, estas prendas también están pensadas para un uso intensivo. Adaptan algunas de las soluciones de las anteriores, para un uso menos exigente.

También cuentan con membrana impermeable-transpirable, aunque aquí solemos encontrar membranas propias de cada fabricante. Su patronaje es algo más largo, para proteger más del frío. La capucha, aunque esté integrada, es enrollable en el cuello.

Tienen menos refuerzos. Al tacto podemos notar diferencia de tejido en la zona de los hombros. Los codos preformados y las cremalleras de ventilación adicionales son comunes a las prendas de escalada.

Las TRICLIMATE nos ofrecen una solución completa de dos capas en una sola prenda. Forro polar interior y chaqueta impermeable exterior.

Chaquetas de “calle”:

Estas son, con seguridad las más polivalentes, en el sentido de que les podemos dar uso montañero y urbano.

Chaqueta para uso combinado. Cassius Triclimate de The North Face.

En estas prendas no solemos encontrar contrastes de color en los refuerzos, la capucha es desmontable y el patronaje se acerca más a una chaqueta “de ciudad” que a una de montaña.

También cuenta con membrana impermeable-transpirable, la protección contra la lluvia es igual de importante.

 

Sugerencias:

Si nuestra actividad principal es el alpinismo:

Para montañismo, esquí de pista, senderismo como actividades habituales:

Urbanas:

 

Share this:
Share this page via Email Share this page via Stumble Upon Share this page via Digg this Share this page via Facebook Share this page via Twitter

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

diecisiete − 5 =