¿Una, dos o tres antenas?

Todos tenemos claro que el ARVA debe acompañarnos en nuestra actividad invernal. No evita las avalanchas, pero facilita el rescate.

Y esto es lo único que tenemos claro, porque elegir un ARVA es casi tan complicado como comprar yogures.

¿Analógico o digital? ¿Una, dos o tres antenas? ¿Con visor o con leds? ¿De qué precio?…

Bueno, vamos a intentar aclararnos.

El ARVA es un aparato emisor/receptor. Durante la actividad lo llevaremos en posición de emisión, y si se produce un incidente, lo pasaremos a posición de recepción, para que el rescate sea lo más rápido posible.

Si el uso del ARVA es localizar a víctimas de avalanchas, deberíamos elegir el que permita la localización más rápida.

¿Como funciona un ARVA?

En emisión: Emite ondas electromagnéticas que crean un campo alrededor de este. Que también depende de la posición en que se encuentre el aparato emisor.

Lineas de flujo

Como se aprecia en el gráfico, la potencia de recepción depende de la situación de la antena.

Para realizar una búsqueda con un ARVA de una antena, debemos procurar no variar la posición del aparato durante la búsqueda.

Las pruebas realizadas con ARVAS de dos antenas (una perpendicular a la otra) han descubierto que se producen “falsos positivos”, al reconocer el máximo de señal en un punto diferente de donde se encuentra la víctima.

Los ARVAS de tres antenas se muestran como los más eficaces. Funcionan de forma digital, convirtiendo las ondas en señales. La ventaja principal es que permiten seguir la linea de flujo, agilizando la búsqueda.

La aparente facilidad de manejo no debe sustituir en ningún caso la práctica.

¿Y en cuanto al precio?

El ARVA es un aparato electrónico de larga duración. Si lo cuidamos y hacemos los mantenimientos adecuados, el precio se diluye en los años de uso.

Nuestro consejo: Digital de tres antenas, tus acompañantes lo agradecerán.

 

Share this:
Share this page via Email Share this page via Stumble Upon Share this page via Digg this Share this page via Facebook Share this page via Twitter

Paleado estratégico

A todos nos ha pasado; Curso de técnicas invernales, búsqueda con ARVA, sondeo, paleo y “rescatamos” la mochila en la que está escondido el ARVA.

Hasta aquí todo bien, pero, en realidad hemos excavado un pozo en el que tenemos poco margen de maniobra. Y si apenas podemos palear, de sacar de ahí a una persona, ni hablamos.

Quizá debamos empezar con unos datos:

Estadisticas supervivencia.

Los primeros 15 minutos son cruciales para la supervivencia de la víctima,  el 75% de los fallecimientos se producen por asfixia.

Los tiempos de búsqueda con ARVA han disminuido considerablemente. Un rescatador entrenado con un ARVA de tres antenas puede localizar a la víctima en dos-tres minutos. El sondeo y el paleo se llevan la mayor parte del tiempo, y de las energías de los rescatadores.

Equipo mínimo de autorescate en avalanchas

Equipo básico para autorescate

 

Por supuesto, la ausencia de uno de los elementos básicos multiplica el tiempo necesario para el rescate.  La falta de sonda duplica el tiempo necesario.

La falta de pala hace casi inútil la búsqueda. Cada metro de profundidad de la victima equivaldría a mover más de mil kilos de nieve. ¿Imaginas mover esa cantidad de nieve con las manos?

Un par de datos más:

Casi la mitad de las víctimas quedan sepultadas boca abajo.

El agujero que excavemos debe ser lo bastante amplio para permitir girar a la víctima y realizarle una atención básica, liberar las vías respiratorias.

No sirve de nada que el equipo vaya repartido entre los integrantes de la excursión, cada participante debe llevar ARVA, pala y sonda.  Y tampoco funciona organizar quien lleva la pala y a quien pilla la avalancha.

Pese a nuestras precauciones; hemos consultado la meteo y el parte de nieve, hemos elegido una ruta poco expuesta…, la suerte, esquiva en ocasiones, hace que nos veamos atrapados en una avalancha de nieve.

Me voy a saltar la parte de búsqueda con el ARVA y sondeo, lo primero tenemos que practicarlo habitualmente, conocemos el aparato y localizamos rápidamente a la víctima, determinando la profundidad a la que está enterrada.

ARVA 3+ de tres antenas.

ARVA moderno de tres antenas.

¿Qué NO debemos hacer?

Ponernos nerviosos, es una situación de mucho estrés, el reloj corre en nuestra contra, pero, como dicen las abuelas: “vísteme despacio, que tengo prisa”.

La búsqueda debe ser organizada, y el paleo también. Vamos a consumir gran cantidad de energías en el, así que debemos optimizar el esfuerzo.

Evitaremos comprometer la posible bolsa de aire que tenga la víctima. ¿Cómo? Nada de paseos innecesarios alrededor de la sonda.

No haremos “agujericos de playa”, tenemos que sacar un cuerpo del que desconocemos la posición y, seguramente, girarlo.

Nada de palear a lo loco, sin saber donde tiramos los escombros.  Si lo hacemos así, lo más probable es que vuelvan a caer al agujero y trabajemos varias veces.

¿Cómo trabajamos, entonces?

La sonda nos revela la profundidad de enterramiento, así que nos separaremos, hacia abajo, al menos una vez y media la profundidad. Para 1’5 m de profundidad, unos dos metros de distancia.

Allí comenzaremos a palear, lanzando la nieve hacia los lados. Haciendo una zanja, no un agujero, de algo más de un metro (dos metros si hay dos rescatadores).

Cuando la profundidad de la zanja sea, aproximadamente, entre las rodillas y la cadera, utilizaremos este espacio para avanzar y profundizar más acercándonos a la sonda.

Paleo estratégico

Una vez hemos llegado a la víctima, la prioridad es despejar las vías respiratorias, y, por supuesto despejar el cuerpo para poder evacuarlo.

Con varios rescatadores, también puede ser efectivo el sistema de paleado en V.

Paleo en V

Paleo estratégico en V

 

Más información:

Guía de seguridad de Ortovox (en inglés).

Protocolo de rescate, Universidad de Zaragoza.

Técnicas de paleado estratégico, ACNA.

Protocolo de rescate, Grupo de trabajo en tecnologías avanzadas para rescate en nieve.

Share this:
Share this page via Email Share this page via Stumble Upon Share this page via Digg this Share this page via Facebook Share this page via Twitter

Limpiando las focas.

Poca, pero ya hay nieve por las montañas.

Estamos preparando el material y las focas ya no pegan como antes. Es el momento de limpiarlas, cambiar la cola, y volver a dejarlas en uso.

Buscamos una plancha vieja, unos trapos, un cartón para proteger la mesa y nos ponemos manos a la obra.

 

Share this:
Share this page via Email Share this page via Stumble Upon Share this page via Digg this Share this page via Facebook Share this page via Twitter

Jornada de seguridad invernal en Zaragoza.

Las primeras nevadas cubren nuestras montañas y las actividades invernales programadas por los montañeros aragoneses, empiezan a realizarse.

 

Todos sabemos que el riesgo “0” no existe en montaña y que la montaña invernal es un terreno de juego adverso, pudiendo convertirse en una trampa mortal.

 

Desde la FAM, se ha tenido siempre una gran sensibilidad con los accidentes de montaña y de forma especial, con los accidentes invernales, por lo que se ha trabajado y se sigue trabajando para conseguir una concienciación y prevención que pueda traducirse en una serie de actividades, libres de accidentes.

 

Con el fin de colaborar en este objetivo, desde el Comité de Raquetas de Nieve de la FAM, se propuso realizar una Jornada Técnica de Seguridad Invernal, que tendrá lugar el próximo sábado 26 de noviembre, de 9 a 14 h. aproximadamente, en los locales de la FAM.

 

Durante la sesión, se espera abordar temas sobre como programar actividades seguras para evitar accidentes, como actuar en el supuesto de un accidente y las consecuencias jurídicas y económicas que pueden derivarse de las responsabilidades en un accidente.

 

Como anticipo informaros que, esperamos contar con la presencia y participación de D. Luis Masgrau; D. Fernando Lahoz; D.ª María Antonia Nerín; D. José M.ª Nasarre y D. Fernando Juan, todos éllos con una amplia experiencia en temas de seguridad.

 

Las inscripciones, hasta completar el aforo de la sala, se realizarán por riguroso orden y es gratuita pero obligatoria.

 

En breve podréis ampliar esta información, a través de la Web de la FAM ( http://www.fam.es/web/index.php )

 


 

Share this:
Share this page via Email Share this page via Stumble Upon Share this page via Digg this Share this page via Facebook Share this page via Twitter

¿Ya hay nieve?

En cuanto pasa octubre, es la pregunta que nos hacemos todos. ¿Ya hay nieve?

Pero, las primeras nieves nos suelen encontrar desentrenados, faltos de repertorio gestual.

La solución, el entrenamiento.

Y, entre todos los aparatos que hemos visto, este es de los que más nos gustan.

 

Share this:
Share this page via Email Share this page via Stumble Upon Share this page via Digg this Share this page via Facebook Share this page via Twitter

PARAISO REFRESCANTE

 

Un verano atípico no está azotando, los técnicos dicen que el anticiclón que se pone en las azores está un poco más arriba y claro por eso no hace tan bueno.

Nosotros que de meteorología sabemos lo justo preferimos seguir soñando con lo que más nos gusta.

Os dejo un video refrescante, con chaqueta, y de “riguroso Gore-tex. Con sol, polvo y temperaturas agradables de 5 º.

Aquí el paraíso en un minuto

[youtube]http://www.youtube.com/watch?v=_ARzgil6pLY&feature=related[/youtube]

Autor Alex en febrero del 2011

Share this:
Share this page via Email Share this page via Stumble Upon Share this page via Digg this Share this page via Facebook Share this page via Twitter

Esqui extremo

[youtube]http://www.youtube.com/watch?v=AuQTXFc4bY8&feature=player_embedded#at=237[/youtube]Descenso del Aiguille du Midi en Chamonix

Share this:
Share this page via Email Share this page via Stumble Upon Share this page via Digg this Share this page via Facebook Share this page via Twitter

Los pequeños detalles te hacen grande.

Hace muchos años, alguien decidió que la mejor manera de transportar una carga por la montaña, era en la espalda.

No sabía que estaba creando una tortura disfrazada de placer que aún nos tiene engañados. Porque, reconozcámoslo, quien no se alegra de llegar a la cumbre de una montaña y quitarse la mochila.

Seguro que estás asintiendo. ¿Qué solución hemos encontrado los humanos a este problema? Hacer mochilas más pequeñas. Más cómodas, también, pero sobre todo, más pequeñas.

Es difícil equilibrar el volumen con el peso. Además, no vale eso que todos, en algún momento de nuestravida hemos dicho: “me compro la grande y, si no la lleno mejor”. A la hora de hacer la mochila, nuestra buena intención se convierte en “si cabe, me lo llevo, por si acaso”.

Así que, dando por hecho que no nos vamos a llevar la mochila “grande”, por evitar la tentación y porque es muy voluminosa. Y tampoco la pequeña, porque necesito algo más que una botella de agua. Hemos buscado la solución intermedia; mochilas de unos 30 litros.

Este tipo de mochilas suelen cumplir con nuestras exigencias: son ligeras, no tienen espacio superfluo, no son altas, el cinturón no nos queda debajo de los sobacos…

Ahora que tenemos claro la mochila que queremos es el momento de preguntarnos: “¿Qué mochila queremos?”.

La respuesta es fácil, aunque son varias las posibilidades.

  • La más barata,
  • la más cara,
  • la más ligera,
  • la más resistente
  • la que más cintas tenga,
  • una mezcla de todo lo anterior.

Os voy a contar en qué me fijo yo a la hora de elegir una mochila.

  • La espalda:

Son mochilas ligeras así que el sistema de espalda no es elaborado a base de varillas ni reguladores de altura. Tampoco vamos  a acarrear cargas.

Diferentes espaldas de mochilas.

Lo que buscamos:  Que el contacto con la espalda sea mínimo y que haya una ventilación para evitar focos de sudor.

Con detalle:

Almohadillas distribuidas y canal central.

Almohadillas distribuidas y canal central.

Canalillos verticales.

Canalillos verticales.

Acolchado grande.

Acolchado grande.

Esta elección dependerá del uso mayoritario que le vamos a dar, Senderismo, escalada, esquí de travesía… unas actividades son más aeróbicas que otras, y, por tanto hacen sudar más.

Y, ya que hablamos de la espalda. Estas mochilas consiguen la rigidez con una plancha insertada en la espalda. La posibilidad de sacarla según la actividad que vayamos a realizar (si vamos a escalar puede molestarnos al golpear con el casco) debe ser contemplada.

Plancha interior con varilla moldeable.
  • Los tirantes; deben ser acolchados, pero no voluminosos. Aunque suelen llevar, una cinta de pecho es bastante interesante. Y, sobre todo, la longitud debe ser adecuada. Las mochilas para mujer suelen llevar tirantes más cortos. La colocación del cinturón sobre la cadera hace que la talla sea menor. Con unos tirantes largos ocurre que, incluso tensados al máximo, la mochila no asienta correctamente sobre la espalda.

 

  • El cinturón.

Muchas mochilas tienden a eliminar gran parte del cinturón sustituyendolo por una cinta más o menos ancha.

Yo prefiero que tenga un cinturón acolchado, en el que, además lleve algún bolsillo:

Lo habitual en este tipo de mochilas.

 

  • La posibilidad de llevar bolsa de hidratacion.

Hoy día, todas las mochilas ofrecen la posibilidad de llevar una bolsa de hidratación, lo que conocemos como Camelback.

Pero, aunque todas preven un bolsillo interior, una goma en el tirante y un agujero para el tubo, no todas lo llevan igual.

Salida central del tubo.

Salida lateral

La Camelback lo lleva integrado.

En otras sale desde el tirante.

 

A mi me gusta más el tubo con salida central. Aunque reconozco que puede ser un poco incómodo a la hora de ponerte la mochila o llevar algunos materiales dentro, me permite elegir el lado por el que voy a beber

  • El acceso.

Hay que llevar pocas cosas, pero hay que meterlas en la mochila.

Cuanto más cómodo sea el acceso, e, incluso si hay posibilidad de acceder sin abrir toda la mochila, mejor.

Acceso lateral mediante cremallera.

Los tiradores generosos se agradecen con guantes.

Apertura completa.

Apertura completa

  • Y, las cinticas y portapiolets para poner cacharricos…

Cómodo de usar, incómodo de llevar.

Con gomas, ligero pero...

Cintas para ordenar el material.

Para sujetar la cuerda bajo la tapa.

 

Por supuesto, si sólo tenemos una mochila para verano y para invierno, habra que buscar la que más versátil nos resulte, para llevar tablas, raquetas y cuerdas.

Si vamos a transportar esquís, las cintas deben llevar un refuerzo que evite que los cantos las corten.

 

Otros aspectos a considerar:

  • La posibilidad de desmontar o elevar la tapa. Por ejemplo la Centaur 30 de Marmot. Interesante para reducir peso o cuando llevamos más material del que deberíamos.

 

  • El cierre de la mochila. Aquí tenemos dos posibilidades, mediante cremallera o tapeta con hebilla.

Cierre mediante cremalleras.

Hebilla única

Dos hebillas de cierre

Las cremalleras son susceptibles de rotura y, las perimetrales pueden llegar a abrirse de forma fortuita.  Prefiero hebillas, y si es solo una y grande, mejor, que se pueda manejar con guantes.

Mis sugerencias:

  • Como mochila versatil todo tiempo: Ferrino Aiguille 38. Resistente, con cintas de ordenación de material.

 

  • Mochila para alpinismo-escalada: The North Face Prophet . Ligera y resistente, compacta. Con pocas posibilidades de engancharse en salientes.

 

  • La mochila que elegiría para actividad invernal: Camelback Pit Boss. Pensada para llevar esquís, tabla, raquetas, o lo que necesitemos. Tubo de hidratación protegido contra el frío. Acceso cómodo con guantes.

 

  • Para grupos de rescate, guías, pisters: Ortovox Tour Rider 32. Ámplia, con compartimentos de organización para pala, sonda y material de rescate. Apertura completa mediante cremallera.

 

Ninguna de las mochilas utilizadas en este reportaje ha sufrido daños.

Share this:
Share this page via Email Share this page via Stumble Upon Share this page via Digg this Share this page via Facebook Share this page via Twitter

Propuesta para el fin de semana: Cuyalaret, 2.289 mts.

 

 

Cuyalaret

 

 

 

En los últimos quince días las nevadas no han sido suficientes para contrarrestar las altas temperaturas.

Esto hace que la nieve se situe por encima de los 2.000 mts,  manteniéndose un poco más en laderas norte.

¿Porqué no aprovechar que este fin de semana, que  se prevé soleado, para utilizar, una vez más, los esquies o las raquetas?

El Cuyalaret, accesible desde Portalet es una buena opción. Recorrido sencillo vigilado por el Midi d’Ossau.

El Portalet, collado fronterizo con Francia suele mantener las condiciones de innivación más tiempo que otros valles.

El itinerario sale del parking, pero si vemos que la nieve está muy alta (o está lleno, que también suele ocurrir) podemos salir desde la frontera.

Al elegir el punto de salida tendremos en cuenta si vamos con esquís o con raquetas. Con esquís quizá prefiramos salir del parking para realizar un descenso directo, con raquetas puede ser interesante aparcar en la frontera.

Desde aquí flanquearemos el cordal fronterizo por la cara norte.

Aunque el estado de la nieve hace que el riesgo de aludes sea muy bajo, no debemos descuidar la atención.

La forma trapezoidal del Cuyalaret nos permite identificarlo desde el parking con claridad. Esta circunstancia nos permite trazar el itinerario de acceso más conveniente según las condiciones y la cantiad de la nieve.

Si comenzamos pronto la ascensión, encontraremos la nieve en mejores condiciones. Y, seguramente, tendremos la satisfacción de llegar sólos a la cima.

Las impresionantes vistas circulares, como la norte del Anayet, o el Midi, merecen pasar un rato en la cumbre disfrutando de un merecido almuerzo.

El descenso es casi directo hacia el parking, o, si hemos salido de la frontera, volviendo sobre nuestro pasos.

Y, seguro, que antes de descalzarnos, ya estamos evaluando nuevos objetivos.

 

Share this:
Share this page via Email Share this page via Stumble Upon Share this page via Digg this Share this page via Facebook Share this page via Twitter