CÓMO CORTAR PIELES DE FOCA

Os dejamos este fantástico post de nuestro amigo Arkaitz sobre cómo cortar pieles de foca.

Hoy os voy a contar mi experiencia cortando mis pieles de foca a medida de los esquís de travesía. Un proceso fácil y sencillo, que con un poco de consulta por el mundo virtual y los consejos de nuestros amigos de ANAYETVERTICAL, solo nos va a llevar algo mas de una hora, siendo meticulosos y minuciosos.

MATERIALES

Kit completo de pieles de foca, en nuestro caso de la marca Coll Tex. Ya que hay varios modelos, os voy a aclarar que el kit que tengo en mi haber es el “classic”, y esta compuesto por 2 tiras de piel de foca mix (65% mohair y 35% sintetico) de 180cm de largura por 95mm de anchura. Además en la caja nos viene una plantilla de plástico para poder hacer la punta de las pieles, una cuchillas especifica y 2 enganches para las espátulas. Y para el guardado tenemos 2 redecillas blancas y una bolsa de nylon en la que podremos poner nuestro nombre para identificarlas en caso de viajar con mas gente y compartir mochilas.

Además de las pieles, en mi caso, he necesitado unas tijeras, un poco de celo o cinta aislante, un esquí y la mesa de trabajo donde habitualmente realizo mis labores de mantenimiento de esquís.

PROCESO

Si partimos con que el esquí esta colocado con la suela hacia arriba, lo primero que hago, por manía, es limpiar la suela con un trapo y un poco de alcohol, haciendo hincapié en los cantos (siempre y cuando tengan oxido, mejor limpiarlos).

Presentamos la piel de foca encima del esquí sin quitar el protector. Importante: verificar que el sentido de la piel de foca es el correcto, para ello pasar la palma de la mano por encima y mirar como va el “contrapelo”. Si pasamos la mano de cola a espátula y la piel nos traba la mano, esta bien puesta. Si por el contrario no notamos resistencia alguna, cambiar la posición. esto no ocurriría si el kit es combi, ya que en la propia piel vendría el enganche de la cola, por lo que únicamente se debería verificar la posición.

Retiramos la piel y dejamos la espátula libre. Ahora cogemos la plantilla transparentey el enganche de la que va a sujetar la piel. Es ahí donde vamos a alinear la linea de la plantilla que cruza la espátula de lado a lado. Solo nos queda centrar la plantilla con la linea longitudinal al esquí y sujetar con un poco de cinta adhesiva la plantilla en dicha posición a la suela del esquí.espátula. Con el enganche de la espátula vamos a ver donde nos va a llegar en posición normal el pasador

Nota: Si podéis, sujetad al menos en 2 puntos, para un mejor agarre.

Es ahora cuando vamos a pegar la piel de foca a los esquís. En mi caso lo voy a pegar de espátula a cola, ya que los esquís son de 181 cm y se suponen 180 cm de pieles. Tomo como referencia para empezar a pegar la plantilla en donde le doy un par de milímetros mas a la zona donde mas tarde cortaremos la piel ajustándola al soporte de la espátula.

 Despues de pegar la piel a lo largo del esqui, bien centrada, pasamos la mano para pegar bien la misma y evitar que nos puedan salir bolsas de aire. En mi caso, al ser nuevas pieles, sueltan algo de pelo que se nos queda en la mano; es normal.

Cogemos la cuchilla que viene en el pack y la ponemos bien pegada al canto, en paralelo, con el filo de corte mirando de espátula a cola, o viceversa, según como queramos. Empezamos a deslizar la cuchilla de espátula a cola hasta que topamos con el excedente de piel que desborda por ambos lados de los cantos. Según las cotas que tenga nuestro esquí, y la anchura de pieles que tengamos, nos encontraremos antes o después con la piel. En mi caso, no hay que cortar mucho, porque solo me sobran 3,5 mm por cada lado en la zona del patín, que es de 88 mm.

Una vez cortados ambos lados, marcamos con un punto rojo los 4 puntos de inicio-fin de corte y despegamos la piel desde la cola hasta 5 cm después del punto rojo. Esta vez deberemos volver a pegar la piel de manera que sobresalga por uno de los cantos del esquí unos 2 mm mínimo en la zona del patín. Una vez bien pegado, volveremos a pasar la cuchilla para recortar de nuevo. Hacemos lo mismo, pero haciendo que la piel sobresalga por el otro lado y pegamos la piel de nuevo, centrada.

Verificamos que al poner la piel centrada, ninguna parte de la misma sobresale en ningún punto de lo largo del esquí. Seguramente si miramos casi a ras, habrá zonas en las que la piel esté con algunos puntos que sobresalgan mas que otros. Podemos despegar la piel en esos puntos e intentar retocar la misma, intentado que siga la linea, cortándolo con una tijera.

Una vez que hemos terminado con la parte longitudinal de la piel vamos a proceder a realizar la punta de la piel.  Para ello, despegamos con cuidado la zona de piel de foca que esta en la espátula. Al despegarla, la plantilla saldrá pegada a la misma piel.

Si hemos ajustado bien el inicio de la piel con el extremo de la plantilla, no deberemos de hacer corte alguno. Los únicos cortes serán los que dan forma de “punta cuadrada” a esta parte de la piel.

Si nos fijamos bien en la plantilla, tiene 2 lineas para dar esta forma. En mi caso, tengo que cortar por la linea que queda mas al centro, para que luego pueda pasar bien por el agujero del soporte. Importante tener en cuenta que las tijeras deben estar bien afiladas y ser muy fuertes. Estaría bien disponer de unas de sastre (seguro que vuestras madres tienen alguna en el costurero) o sino unas de electricista.

Al terminar de cortar, introducimos la parte mas estrecha por el agujero del soporte. OJO, para no confundirnos, podemos hacer esta operación, acoplando dicho soporte a la espátula, y así no tendremos ninguna duda de en que posición. Lo metemos hasta que queda ajustado y doblamos, de manera que el remate del mismo lo haremos “pega contra pega””, y se quedará bien pegadito, de manera que no necesitaremos remachar de ninguna manera la piel, ya que el pegamento que viene de fabrica es tan potente que se queda completamente pegado.

Si no confiais en ello, podeis despegar la piel y pegarla por la mitad en la redecilla que viene en la bolsa. En mi pack, aparecen 2 redecillas, por lo que cada piel va pegada contra si misma por la mitad.

Al terminar, si no vemos claro el remate de la punta, podemos poner dicho remate entre 2 tacos de madera y sujetarlo con unos sargentos 24 h. Yo no lo he hecho porque quiero confiar en el material y las recomendaciones de los expertos que me han asesorado en este caso.

Una vez acabada la primera piel, deberemos seguir el mismo proceso con la otra.

Desde aquí quiero agradecer los consejos a Alex, de Anayet Vertical y a Zigor, de Zigoreando. Les he vuelto locos mientras hacia el proceso.

Share this:
Share this page via Email Share this page via Stumble Upon Share this page via Digg this Share this page via Facebook Share this page via Twitter

Propuesta para el fin de semana: Cuyalaret, 2.289 mts.

 

 

Cuyalaret

 

 

 

En los últimos quince días las nevadas no han sido suficientes para contrarrestar las altas temperaturas.

Esto hace que la nieve se situe por encima de los 2.000 mts,  manteniéndose un poco más en laderas norte.

¿Porqué no aprovechar que este fin de semana, que  se prevé soleado, para utilizar, una vez más, los esquies o las raquetas?

El Cuyalaret, accesible desde Portalet es una buena opción. Recorrido sencillo vigilado por el Midi d’Ossau.

El Portalet, collado fronterizo con Francia suele mantener las condiciones de innivación más tiempo que otros valles.

El itinerario sale del parking, pero si vemos que la nieve está muy alta (o está lleno, que también suele ocurrir) podemos salir desde la frontera.

Al elegir el punto de salida tendremos en cuenta si vamos con esquís o con raquetas. Con esquís quizá prefiramos salir del parking para realizar un descenso directo, con raquetas puede ser interesante aparcar en la frontera.

Desde aquí flanquearemos el cordal fronterizo por la cara norte.

Aunque el estado de la nieve hace que el riesgo de aludes sea muy bajo, no debemos descuidar la atención.

La forma trapezoidal del Cuyalaret nos permite identificarlo desde el parking con claridad. Esta circunstancia nos permite trazar el itinerario de acceso más conveniente según las condiciones y la cantiad de la nieve.

Si comenzamos pronto la ascensión, encontraremos la nieve en mejores condiciones. Y, seguramente, tendremos la satisfacción de llegar sólos a la cima.

Las impresionantes vistas circulares, como la norte del Anayet, o el Midi, merecen pasar un rato en la cumbre disfrutando de un merecido almuerzo.

El descenso es casi directo hacia el parking, o, si hemos salido de la frontera, volviendo sobre nuestro pasos.

Y, seguro, que antes de descalzarnos, ya estamos evaluando nuevos objetivos.

 

Share this:
Share this page via Email Share this page via Stumble Upon Share this page via Digg this Share this page via Facebook Share this page via Twitter