No puedo creer lo que oigo

Llevar varios años “triscando” por el monte, gastando botas, chaquetas, mochilas y material diverso nos ayuda a elegir mejor. La prenda que más se adapta a la actividad, el arnés que nos resulta cómodo, lo que tenemos que sacrificar en una mochila para que cumpla las expectativas…

Aun así, las posibilidades de elección son numerosas. Modelos similares se multiplican en los catálogos de los fabricantes, lo que, al final, se traduce en desconcierto. Internet solventa parte del problema, una búsqueda apropiada nos lleva a foros y artículos que nos informan sobre el material que queremos; sus virtudes y defectos. Toda la información que queramos.

Pero este exceso de información puede ser contraproducente si no acertamos a distinguir lo que realmente nos interesa. O, simplemente lo que no es cierto.

Aprovecharemos esta pequeña tribuna para aclarar alguna de las ideas falsas que hemos oído y leído; Hoy, el goretex, aunque son aplicables a cualquier membrana impermeable-transpirable.

  • ESTA PRENDA TIENE TRES CAPAS DE GORETEX:  No existen, ni con tres ni con dos. El gore tex es una membrana fina microperforada. Para darle consistencia se pega a una capa de tejido, que la protege del exterior. Además, en el interior se puede pegar otra capa de tejido (3 capas) o utilizar un forro (2 capas).
  • ESTA PRENDA LLEVA UN BAÑO DE GORETEX:  Imposible. El Goretex es una membrana, como hemos dicho antes. El tejido no se puede impregnar de goretex.
  • ESTA MEMBRANA ES 100% TRANSPIRABLE, Y LA EVOLUCIÓN UN 10% MÁS: Por partes, ninguna membrana es transpirable al 100%. Ninguna, hay algunas que se acercan, pero en pruebas de laboratorio, en el monte hay muchos factores que pueden influir; las prendas interiores que llevemos (cantidad y tejido), la humedad y temperatura exterior, la limpieza de la prenda… Y, asegurar que algo es más transpirable que el 100%, es, matemáticamente, imposible.
  • COMPLETAMENTE ESTANCA: Cuando menos, dudoso, la estanqueidad total está reñida con la transpirabilidad. Y también hay muchos factores que influyen; la presión de los tirantes de la mochila, la cantidad de agua que está cayendo…

¿y tú, has escuchado alguna afirmación de este tipo?

Share this:
Share this page via Email Share this page via Stumble Upon Share this page via Digg this Share this page via Facebook Share this page via Twitter

Cuidado de prendas con membrana.

Es posible que en estas fechas hayamos recibido como regalo una prenda con membrana (lo que solemos conocer como GoreTex, aunque cada marca ha desarrollado su membrana propia: HyVent, Precip, Event…). También es posible que la estemos comparando con la vieja, a la que le tenemos un cariño especial, aunque ya sólo se reconoce el color debajo de la tapeta de la cremallera.

La membrana es una lámina microperforada (agujeros microscópicos) que se adhiere al tejido exterior. Esos agujeros microscópicos son tan pequeños que las moléculas de agua no caben en ellos, pero sí caben las de sudor. El resultado, el agua no entra pero el sudor sale.

Si el tejido exterior está sucio, los agujeros estarán taponados, mermando mucho su capacidad de evacuación del sudor. Aunque las prendas en estas condiciones tengan el aspecto de “batalladas”, es mejor llevarlas limpias. Lo agradeceremos nosotros y, seguramente, los olfatos que nos rodeen.

Nueva, recien sacada de su bolsa, aún con las etiquetas colgando, es cuando nos preguntamos ¿Se puede cuidar esta preciosidad, para que no se estropee tanto? Se puede, y se debe hacer. Veamos cómo.

Tenemos una prenda para “darle caña”, la vamos a rozar por las paredes, le vamos a echar encima una mochila, en algún momento terminará arrebujada bajo nuestra cabeza a modo de almohada, pero dudamos de que se pueda meter en la lavadora.

¿Se puede meter a la lavadora? Sí, con cuidado.

  • Seguir las instrucciones del fabricante. Nuestra prenda de membrana está recubierta con un tejido que la protege. El fabricante sabe como cuidarlo, y nos lo indica en la etiqueta.
  • Cerrar cremalleras, velcros y aflojar cordones.
  • Es aconsejable evitar las lavadoras de carga superior. La forma que tienen de cierre puede producir enganchones.
  • Mejor si utilizamos un detergente específico.
  • No utilizar suavizantes. El suavizante recubre el tejido y, se supone, suelta las fibras. Esto, que al tacto puede parecer muy agradable, tapona los microagujeros de nuestra membrana.
  • Asegurarse de que no hay restos de lejía. Si hemos utilizado la lavadora con lejía, dejaremos pasar varios ciclos antes de meter nuestra prenda.

¿Puedo utilizar la secadora?

Sí. El calor reactiva el efecto deperlante (ese tratamiento que hace que las gotas de agua formen bolitas) de la prenda. Aunque con el uso, hay que volver a tratar la prenda.

¿Pero la plancha, ni tocarla, no? Pues no, podemos planchar la chaqueta (o el pantalón). Plancha de vapor, temperatura baja y con un trapo entre la plancha y la prenda. Al fin y al cabo, el termosellado de las costuras lo ponen con calor. Pero, recuerda, antes mira bien las instrucciones del fabricante.

Share this:
Share this page via Email Share this page via Stumble Upon Share this page via Digg this Share this page via Facebook Share this page via Twitter

Vestirse por capas. La capa exterior.

Hablábamos el otro día de las dos primeras capas de vestimenta.

Son las dos capas que mantienen el calor corporal. Las prendas interiores y los “forros polares”.

Pero, como sabemos, estas capas tienen unas restricciones. No nos protegen en situaciones de viento o lluvia.

La protección contra estos elementos es una capa exterior, impermeable. Pero, aunque la impermeabilidad completa evitaría que la lluvia calase, la sudoración nos empaparía igualmente.

Para evitar esta situación, utilizamos capas exteriores fabricadas con tejidos impermeables-transpirables. Esta característica del tejido se consigue, bien con membranas laminadas, bien con inducidos.

Las membranas laminadas se pegan al tejido por el interior. Estas membranas tienen unos poros que, por su tamaño impiden el paso de las gotas de agua, pero permiten la evaporación del sudor. La más famosa es el Gore Tex, pero cada marca ha desarrollado su propia membrana.

Los inducidos, en cambio son tratamientos que se realizan al tejido, impregnando este con el producto.

La construcción de la prenda también ayuda a la impermeabilidad, los sellados interiores, los hombros sin costuras…

Os recordamos también que mayor impermeabilidad suele implicar menor transpirabilidad, y viceversa. Aunque los fabricantes están trabajando continuamente para conseguir el equilibrio.

La combinación de capas nos mantendrá secos y calientes.

¿Pero… y los Soft Shell esos, qué son?

Los Soft Shell son la evolución del forro polar cortavientos. A las características de impermeabilidad al viento, se le aumenta la transpirabilidad y se le dota de una ligera impermeabilidad. Ligera, no soporta una lluvia prolongada, pero pueden aguantar una llovizna.

Los Soft Shell, son una segunda capa con características de tercera. Esto nos permite aligerar el peso ya que, en algunas ocasiones, podremos optar por una tercera capa más ligera para “por si acaso”.

Share this:
Share this page via Email Share this page via Stumble Upon Share this page via Digg this Share this page via Facebook Share this page via Twitter