INTO THE MIND

Into the Mind es el título de este impresionante documental producido por Sherpas Cinema. Está previsto el estreno para el 28 de septiembre de 2013.

El documental hace un recorrido por gran variedad de países como Alaska, Bolivia, Canadá, Costa Rica,… en donde pueden verse paisajes alucinantes y deportistas extremos que cuentan sus experiencias.

Lo patrocina The North Face como marca estrella del documental, entre otras marcas de deportes de montaña.El film está dirigido por Eric Crosland y Dave Mossop.

Esperaremos ansiosos hasta septiembre porque tiene muy buena pinta.

 

[vimeo]http://vimeo.com/54348266[/vimeo]

Share this:
Share this page via Email Share this page via Stumble Upon Share this page via Digg this Share this page via Facebook Share this page via Twitter

Esquiando en Alaska

Este vídeo nos anima a deslizarnos por la nieve de Alaska. ¡Que lo disfrutéis!

[vimeo]http://vimeo.com/54890788[/vimeo]

Share this:
Share this page via Email Share this page via Stumble Upon Share this page via Digg this Share this page via Facebook Share this page via Twitter

III Encuentro Invernal de Jovenes Alpinistas

Como anunciamos hace días este fin de semana se producía el III encuentro de jóvenes alpinistas realizado por la Fam y en el que hemos tenido oportunidad de colaborar.

Como era de esperar fue un éxito y las temperaturas pese a ser tan cálidas permitieron a los deportistas practicar y ascender cascadas.

Más Info en el blog de Juan al cual queremos agradecer su dedicación y esfuerzo por mantener vivo el espíritu del Alpinismo.

Share this:
Share this page via Email Share this page via Stumble Upon Share this page via Digg this Share this page via Facebook Share this page via Twitter

Crampones, elige el que necesitas.

Antes de que se comenzaran a utilizar piolets, los humanos comprendieron que la única manera de sostenerse sobre el hielo era tener garras, y comenzaron a utilizar suelas con pinchos, de hueso o madera.

Los famosos tricoins sustituyeron a estos rudimentarios crampones, suficiente para el alpinismo de exploración. Aunque fue con  la conquista de vías más duras cuando comenzó la fabricación de crampones.

Estos primeros crampones tenían varias puntas hacia abajo, hasta los años 30 no se comenzaron a popularizar las puntas frontales. Este progreso permitió aumentar la dificultad de las ascensiones.

Las últimas innovaciones en la fabricación afectan a la fijación automática y a la monopunta frontal.

Como resultado de esta evolución encontramos a nuestra disposición un amplio muestrario con diferentes números y formas de las puntas, anclajes, flexibilidades y pesos.

Para acertar con el crampón que necesitamos, lo primero es saber que este debe ser solidario con la bota, formar una sola pieza con ella. Así, si nuestra bota no tiene ranuras para crampón ni es lo bastante rígida, olvidaremos las fijaciones automáticas. Hace unos años se popularizaron las suelas cramponables en botas de trekking, pero la flexibilidad de estas botas hacía que los crampones saltaran, lo cual puede llegar a causar un accidente y a fatigar el material en exceso.

Lo segundo es tener en cuenta el tipo de actividad; para hacer senderismo invernal no llevaremos crampones monopunta, ya que, en principio, no vamos a afrontar paredes verticales.

Pero, mejor poner ejemplos:

  • Crampones con atadura de correas. Puntas frontales planas que aumentan la estabilidad.

Senderismo y alpinismo clásico.

  • Crampones automáticos o semiautomáticos, con puntas frontales en T, mantienen la estabilidad durante la aproximación, pero permiten la escalada vertical.

Alpinismo clásico, caras norte.

  • Crampones automáticos. Puntas frontales verticales o monopunta.

Caras norte, alpinismo extremo, cascadas de hielo.

Share this:
Share this page via Email Share this page via Stumble Upon Share this page via Digg this Share this page via Facebook Share this page via Twitter

Abalakov

El agujero en el hielo “inventado” por Vitaly Abalakov allá por los años 30 del siglo pasado, sigue vigente como seguro en la escalada en hielo.

Fácil de realizar, aunque su fiabilidad depende de las condiciones del hielo.

Zigor y Raúl practican uno para que podamos ver como se realiza.

ABALAKOV from Zigor on Vimeo.

Share this:
Share this page via Email Share this page via Stumble Upon Share this page via Digg this Share this page via Facebook Share this page via Twitter

Guantes, protección para las manos.

Junto al gorro y las gafas, los guantes completan el “trío de imprescindibles” en la mochila. No importa la estación, un par de guantes siempre deberían acompañarnos en nuestra actividad, ya que nos protegen las manos, y no solo del frío.

Los dedos están irrigados por un montón de capilares sanguíneos. En caso de frío, el cuerpo cierra vasos en las áreas periféricas, para mantener caliente el cuerpo. Por eso las manos y los pies son lo primero en congelarse.

Hay guantes específicos casi para cada actividad, asegurar, rapelar, ferratas, hielo, dry tooling, alpinismo en altura, esquí… y, además, el grosor del guante depende del frío al que nos vayamos a enfrentar.

Con temperaturas benignas (alrededor de 0º) podemos ir sin guantes, aunque la exposición de la piel desnuda al frío nos provocará vasoconstricción. Cada vez nos llegará menos sangre a los dedos, se nos helarán y pueden llegar a congelarse. Sin contar con que en algún momento se nos mojarán las manos, casi seguro.

En estas temperaturas, podemos utilizar guantes finos como los Micro Strecht Gloves de Marmot.

Estos guantes nos proporcionan la protección necesaria sin comprometer la destreza. Así, podemos manejar los utensilios básicos; GPS, altímetro, bastones, cremalleras, cámara de fotos…

Si prevemos viento, (esquiar a principio y final de temporada) es preferible optar por unos guantes de windstopper.

Cuando el termómetro desciende, o aumentamos la altitud, es el momento de plantearnos el uso de guantes forrados, con una capa impermeable en el exterior. El contacto con la nieve, con la roca o con el metal del piolet nos robará rápidamente el calor de las manos.

Los Alpinist Glove de Marmot o los Montana Glove entrarían en esta categoría.

Este tipo de guantes, solos o combinados con uno fino interior, nos permiten enfrentarnos a fríos más intensos. A cambio, perderemos algo de destreza en los dedos, aunque sigue siendo suficiente para manejar mosquetones, hacer algún nudo, ponernos y quitarnos la mochila… Aunque, con práctica, a todo se acostumbra uno.

Y cuando las condiciones se ponen extremas, es cuando necesitamos la máxima protección en las manos. Guantes con un buen aislamiento o manoplas son la elección.

Pared Extrema de Isard, tridedo o Nuptse Mitt de The North Face son los ejemplos más claros de este tipo de guante. Al mantener todos (o casi todos) los dedos juntos se conserva mejor el calor. A costa de disminuir mucho la destreza manual.

A veces es difícil encontrar el equilibrio entre destreza y calor en un guante, y tenemos que sacrificar alguna de las características en favor de la otra. Por ejemplo, en escalada en hielo, si el guante nos permite la destreza necesaria para manejar mosquetones y tornillos, podemos elegir un modelo que no sea tan caliente.

Unos cuantos consejos:

– Procura llevar siempre un par de guantes de repuesto, o, al menos, un par por cordada.

– Cuando te los quites, ponlos en el interior de la chaqueta, conservarán el calor y es más difícil perderlos montaña abajo.

– Si el forro de tus guantes no está sujeto a la carcasa exterior, intenta sujetar los dedos al sacar la mano. De esta manera, no arrastraremos el forro, y será más cómodo volver a ponérnoslos.

– No compres un guante demasiado ajustado. La compresión que haría en los dedos dificulta la circulación de la sangre y aumenta el riesgo de congelaciones.

 

 

 

Share this:
Share this page via Email Share this page via Stumble Upon Share this page via Digg this Share this page via Facebook Share this page via Twitter

Un poco de adrenalina.

Es el trailer del REEL ROCK Film Tour 2011, aunque, sintiéndolo mucho, no se acercarán por aquí.

 

Más info en Reel Rock tour.

Share this:
Share this page via Email Share this page via Stumble Upon Share this page via Digg this Share this page via Facebook Share this page via Twitter

NORTE DE ANAYET

He tenido con Madclimber una conversación sobre Caras norte en Pirineos. Una de esas charlas que suelen terminar en proyectos indefinidos.

Pero, como la cercanía también ayuda, hay una que nos llama la atención.

La norte del Anayet, 500 interesantes metros. Pasos de IV y IV+ si hay poca nieve, alguna rampa de 70º…

Pero, para que parezca más sencillo, lo mejor es poner un video.

 

 

Share this:
Share this page via Email Share this page via Stumble Upon Share this page via Digg this Share this page via Facebook Share this page via Twitter