Diferencias, ¿pluma o fibra?

 

 

El sector del outdoor sufre una remodelación autentica, sus fabricantes cada vez más dotados de medios de investigación están realizando prendas muy potentes térmicamente y sobre todo ligeras.

 

Sotth Shell  The north face

 

Desde hace un tiempo vemos las chaquetas de primaloft como algo habitual en la montaña.

La pluma  ya no es la única opción caliente y desde luego el sofh Shell o el forro sigue teniendo su versatilidad.

Ahora la pregunta es ¿pluma o fibra?.

Aun con la avanzada tecnología, debemos de aclarar que un primaloft nunca igualara a un plumas en capacidad calórica, siendo relativamente más caliente pero menos practico para su uso.

Los Cuin nos diran la capacidad de expansión que tiene la pluma y este ira de 600 a 850 habitualmente en lo buenos plumíferos.

 

plumas de berhagus

 

El único punto negativo que tiene un plumas es que generalmente no permite realizar actividad de una forma cómoda, aunque marcas como the north face con algunos de sus nuevos modelos  ya le han puesto solución haciendo más  elásticas las partes donde trabaja la articulación y de esta manera también más transpirable.

El Primaloft es una prenda idónea para la actividad, para los días fríos sin ser auténticos infiernos y su diferencia competitiva radica en la capacidad de asumir humedad y sobre todo agua.

Primaloft Berghaus

Hoy en día muchos plumíferos y también Primaloft tienen su membrana  hecha con Pertex, de esta manera repelemos el agua temporalmente, lo cual nos ayuda a ganar tiempo antes de ponernos una membrana impermeable y transpirable.

En definitiva la recomendación parte desde la temperatura y el uso.

  • Actividades no aeróbicas o momentos puntuales en parada  es idóneo un plumas a temperaturas muy bajas  por debajo de 0º
  • Actividades aeróbicas hasta – 5º  de todo tipo, montaña, travesía etc  un Primaloft será idóneo y dependiendo las capas internas iremos aumentando.

 

Marcas como Marmot, The north face, Berghaus Ferrino o Salewa trabajan bien estos  productos.

 

Share this:
Share this page via Email Share this page via Stumble Upon Share this page via Digg this Share this page via Facebook Share this page via Twitter

Vestirse por capas. Primera y segunda capa.

No es un sistema nuevo, ni es un cambio de paradigma, ni es revolucionario, pero es cómodo y versatil.

Es el sistema de vestimenta por capas.

La ropa que utilizamos nos nos da calor. Da igual el grosor, el tejido o el precio. No da calor. Lo que sí hace es evitar que se pierda. El cuerpo es una máquina, y como tal, genera calor. Este calor se disipa en la atmósfera de varias maneras, entre ellas, la convección. Es decir, el aire que rodea nuestro cuerpo se calienta. Este intercambio de temperatura enfría el cuerpo. En verano es estupendo, así nos refrigeramos, pero, en invierno, nos obliga a “forzar la máquina” para generar calor que a su vez es “robado” por el aire que nos rodea.

¿Cómo evitamos esta pérdida de calor? Vistiéndonos. Vale, es de perogrullo, pero es así.

Si ponemos una capa de ropa encima del cuerpo, estamos impidiendo que todo el calor se disipe. Con nuestro cuerpo calentamos el aire que hay entre la piel y la primera capa, generando un microclima. Por lógica es más fácil calentar una cantidad pequeña de aire que un volumen grande. Con la técnica de capas creamos pequeñas cámaras de aire superpuestas, eso nos permite utilizar prendas más finas y más ligeras, que son preferibles  a un abrigo gordo y holgado.

Pero, esta cámara de aire, se calienta por un lado y pierde temperatura por el otro, así que, añadimos otra capa por encima de la primera. ¿y así sucesivamente? Más o menos.

Si nos echamos encima ocho o diez capas, seguramente estaremos muy calientes, pero tendrán que llevarnos rodando, no podremos doblar las rodillas ni los codos.

Se ha establecido la media de capas en tres. Una interior, ajustada al cuerpo, con características hidrofilas/hidrofóbicas. Es decir, absorbe la humedad generada por el sudor y la envía hacia el exterior. Mantiene la piel seca.

La segunda capa, intermedia, es la “capa caliente”.  Su grosor minimiza la transferencia de temperatura entre la cámara de aire interior y el exterior. En esta capa es donde encontramos los forros polares, ya que su construcción “cepillada” genera oquedades que mantienen el calor.

También se incluyen aquí los “plumas” o las chaquetas de Primaloft. En ambos casos el sistema es el mismo que en los polares tradicionales, multitud de oquedades que aumentan la superficie de almacenamiento de aire caliente. Siendo la compresibilidad una ventaja considerable a la hora de almacenar y tansportar estas prendas.

Tienen una increible relación peso-calor-volumen, que las hace ideales para climas fríos o para tenerlas a mano en las reuniones o al caer la tarde. En su contra, la “fragilidad” del tejido, es el precio que hay que pagar para conseguir compresibilidad y ligereza.

Con estas dos capas, y si no sopla el viento, nos encontramos bastante protegidos del frío.

Share this:
Share this page via Email Share this page via Stumble Upon Share this page via Digg this Share this page via Facebook Share this page via Twitter

INESCA, mismo producto, a menor precio

 

¡¡¡Muy atentos!!! tenemos unos productos reducidos de precio durante poco tiempo, aprovecha ahora y llévate:

un plumas TERMINAL por SOLO 82.40€:

 

  

 

 

 

camiseta térmica SUTI por 31.40€ en colores negro o gris:

 

 

 

 

 

 softshell AETHER por 82.40€ (verde):

 

 

 

 

 

 

 

Share this:
Share this page via Email Share this page via Stumble Upon Share this page via Digg this Share this page via Facebook Share this page via Twitter