ZIGOR EGIA HACIENDO LA RUTA DEL TREKKING DEL EVEREST

Nuestro colaborador Zigor Egia se encuentra camino a Nepal, precisamente al Himalaya para cumplir un sueño de hace años atrás; en concreto 10 años.

Ya siendo niño  empezó a escalar montañas, y esto le ha llevado a comprometerse a esta aventura; ya que es un excelente montañero y aventure

El viaje consistirá en hacer el Trekking del Everest, junto al mítico Alex Txikon, hasta el Campo Base de  Lothse y del Everest, que en donde se separan sus caminos; Alex Txikon siguiendo así con su proyecto y Zigor con su Trekking por el Everest.

El Trekking del Everest de Zigor consistirá en aterrizar en una avioneta en Lukla,  y seguir por Pakding (2650 metros), Namche Bazar (3444 metros), Thyangboche (3860 metros) entre otros y  con  una diversidad de paisajes y  monasterios budistas y entre las montañas mas altas del  mundo; hasta llegar al Campo Base de Lothse y el Everest con una altitud de 5300 metros.

Por su parte Alex Txikon atacara el Lothse, y el Nuptse respectivamente, consiguiendo así ser el alpinista más joven en escalar las 14 cumbres más altas del planeta.

Zigor Egia y Alex Txicon en Campo Base

 

Share this:
Share this page via Email Share this page via Stumble Upon Share this page via Digg this Share this page via Facebook Share this page via Twitter

Montaña y fotografía. Pasión compartida.

El fotógrafo norteamericano Jack Brauer, ha sabido combinar dos aficiones que dan como resultado auténtica belleza.

Aquí os dejamos algunas de las fotografías espectaculares que ha podido plasmar con su cámara. Si queréis ver más podéis visitar su web, no tiene desperdicio.

Reflejo del monte Eolo

Luz del sol en el pico Stroud

Espectacular amanecer

Los Cuernos

Torres de Chaltén

Montaña de San Juan

Lago Pehoe

Share this:
Share this page via Email Share this page via Stumble Upon Share this page via Digg this Share this page via Facebook Share this page via Twitter

Suelas, en contacto con el suelo.

Cuando compramos calzado nos fijamos en varios detalles; el ajuste del empeine, el tipo de cordón, la altura de la caña… Probamos varios modelos y diferentes tallas buscando la que mejor se adapte a nuestro pie. Incluso utilizamos escaloens para comprobar el deslizamiento interior.  Y, ocasionalmente, miramos la suela, vemos el taqueado y la marca y nos damos por satisfechos. Suponemos, acertadamente, que la suela es la adecuada para el calzado que hemos elegido.

La suela cumple múltiples funciones. Amortigua el impacto, mejora la frenada y, sobre todo facilita la tracción y el agarre.

Para cumplir con eficacia todo esto, las suelas del calzado deben combinar diseño y materiales.  La adecuada combinación de cauchos y gomas nos proporcionará la tracción y duración que queremos, el diseño evitará la acumulación de barro y nos permitirá tener una tracción adecuada.

Pongámonos en contexto:

Hasta la década de los 30 (del siglo pasado) se utilizaban botas con suela de cuero con clavos metálicos, los tricuins.

Esta suela se utilizaba en todo tipo de montañas y terrenos, roca, nieve, hielo…

En 1935 Vitale Bramani participó en una expedición de 19 miembros para intentar la conquista de la Punta Resica (3306m), en el Valle de Bregaglia (Alpes Suizos-Italianos).

La expedición terminó en tragedia, debido, en gran parte a que las suelas resultaban demasiado resbaladizas. Esto motivó a Vitale a buscar una solución, y, ayudado por Pirelli, creó las primeras suelas de goma, las Carrarmato. Un diseño que todavía se utiliza.

Este tipo de suela se popularizó rápidamente y, aunque en la actualidad, casi todos los fabricantes cuentan en su catálogo con desarrollos propios, fabrican varios modelos con suelas Vibram (acrónimo de Vitale Bramani, no indica, como piensan algunos que las suelas vibren).

Los avances tecnológicos de más de 70 años en cuanto a componentes y diseño han llegado a diferenciar varios tipos de suela, según la actividad que vayamos a realizar:

Suelas de alta montaña. Tacos grandes y espaciados, buen drenaje. El terreno de estas botas es la nieve y la roca.

Suelas de montañismo. Tacos más pequeños, con menor espacio entre ellos. La mayor cantidad de tacos mejora el agarre, tanto en subida como en descenso.  Estas botas se mueven en todos los terrenos, son las más polivalentes.

Suelas para senderismo/paseos. Terrenos menos abruptos. Muchos tacos pequeños, a veces sin transición entre la puntera y el tacón.

Lo que tenemos que tener claro, a la hora de elegir nuestro calzado, es el uso que le vamos a dar. Una zapatilla de senderismo no está diseñada para alta montaña. Por eso la suela no responderá igual a la exigencia que se le plantea.

Pero, las suelas no se quedan solo en el diseño y el laboratorio, también se prueban:

Share this:
Share this page via Email Share this page via Stumble Upon Share this page via Digg this Share this page via Facebook Share this page via Twitter

COLOCACIÓN Y AJUSTE DE LA MOCHILA

La mochila es un saco de tela que nos echamos a la espalda para transportar nuestro material. La sensación de peso es directamente proporcional a la cantidad de material y a lo lejos (o alto) que debemos transportarlo.  ¡Lo que tiene la ciencia!

La ligereza de los materiales y los avances tecnológicos han conseguido que esta sensación se minimice.  Estos avances los solemos encontrar en mochilas “grandes”, en las que esos gramos más de peso se ven compensados con la comodidad de porteo.

 

Cinturón acolchado de la Berghaus Bioflex
Sistema Biofit para el ajuste de la talla de la espalda.

Dando por supuesto que hacemos la mochila de forma adecuada, colocando el peso cercano a la espalda, tensando las correas de compresión si es necesario para compactar la carga, etc, ha llegado el momento de cargarnos.

Destensamos todas las correas del sistema de transporte (cinturón y tirantes) y nos ponemos la mochila a la espalda.

Primer paso; tensar el cinturón lumbar, debe apoyar sobre las caderas para que el peso se apoye en ellas, liberando los hombros.

Ajustamos el cinturón y tensamos los estabilizadores laterales para evitar los balanceos.

Detalle del estabilizador de carga de la Berghaus Verden

 

Segundo paso; tensamos los tirantes para que la mochila se acerque a nuestra espalda y, finalmente ajustamos los estabilizadores de carga, para que la mochila se solidarice, aún más, con nuestra espalda.

 

Estabilizador superior de carga.

 

Finalmente cerramos la cinta del pecho. Siguiendo estos tres pasos, la mochila no pesará menos, pero nos resultará más cómoda de llevar.

Share this:
Share this page via Email Share this page via Stumble Upon Share this page via Digg this Share this page via Facebook Share this page via Twitter

Barefoot, sentido y sensibilidad.

Nuestra actividad principal se desarrolla en la naturaleza, nos gusta introducirnos en ella. Pero, de forma contradictoria, nos empeñamos en “protegernos” contra ella.

Cotidianamente, hacemos igual y encarcelamos nuestros pies, esos magníficos sensores naturales,  en gruesas botas o incómodos zapatos. Nos han hecho creer que llevar el talón más elevado que los dedos es bueno para nosotros, y luego se han empeñado en suplementar todo esto con plantillas “ergonómicas”. Incluso con suelas que “acompañan” el movimiento natural del pie.

Sin embargo, lo que a todos nos gusta, desde pequeños es caminar descalzos. Que, además, es lo lógico, lo que favorece la posición natural del cuerpo.

Descalzo con corbata, informal pero "arreglao".

 

Pero, caminar descalzo, aunque está al alcance de cualquiera, nos resulta extraño. Por eso los fabricantes de material deportivo han desarrollado productos que, protegiendo el pie, permiten que la sensación sea muy similar a caminar descalzo.

Pionero en la fabricación de suelas para el montañismo, Vibram nos ofrece un calzado con clara tendencia de vuelta a la naturaleza, las fivefingers.

Las características principales de este calzado barefoot son; una suela de goma, con el agarre suficiente, pero bastante fina para sentir el terreno, y compartimentos individuales para cada dedo.  Estas “zapatillas con dedos” nos permiten una amplitud de movimientos y sensaciones que no tenemos con otros calzados minimalistas.

Las Fivefingers de Vibram ofrecen beneficios para la salud mediante el aprovechamiento de la biomecánica natural del cuerpo.

  • Fortalecen los músculos de los pies y las piernas. mejoran la salud general de los pies y reducen el riesgo de lesiones.
  • Mejoran la amplitud de movimiento en los tobillos, pies y dedos de los pies. el pie y los dedos se mueven con más naturalidad al no estar aprisionados como en el interior de un zapato
  • Estimulan la función neuronal, importante en el equilibrio y la agilidad, los miles de receptores neurológicos en los pies envían información valiosa al cerebro, mejorando el equilibrio y la agilidad.
  • Eliminan la elevación del talón para alinear la columna vertebral y mejorar la postura: el peso del cuerpo se distribuye uniformemente en toda la planta del pie, ayudando a mantener una postura correcta y la alineación de la columna adecuada.
  • Permiten que el pie y el cuerpo se muevan de forma natural.

Al ser un calzado cuya principal función es hacernos sentir descalzos, es importante que la talla que elijamos sea la adecuada.

Para conseguirlo, sólo tenemos que medirnos el pie, es de perogrullo, pero es así. Las tallas fivefingers no coinciden, necesariamente con la talla de calzado.

Para medirnos el pie, colocamos un folio en el suelo. ajustado a la pared. con el talón lo más atrás posible, marcamos el dedo más largo (suele ser el dedo gordo, pero a veces es el segundo).

Medimos ambos pies, y, una vez tengamos la medida más larga, elegimos en la tabla siguiente.

Si la diferencia entre ambas medidas es mayor de 0’42 cm, es difícil encontrar un par que se adecue a tus pies.

Asimismo, si tu dedo más largo es el segundo y la diferencia con el dedo gordo es superior a 0’42, tampoco será fácil encontrar un modelo que se ajuste a tus necesidades.

 

Están claras las  ventajas de caminar descalzo, pero, aunque sea lo más natural del mundo, es preciso un proceso de adaptación. Llevamos demasiado tiempo usando zapatos y necesitamos reacomodar nuestro cuerpo.

Cada pie es diferente, por eso, no podemos acotar un proceso de acomodación. Habrá quien se acostumbre en menos de una semana, y quien necesite unos meses. Dependerá, sobre todo de nuestro tono muscular, de la pronación que experimentemos y del tipo de pie.

Se recomienda siempre hacer una transición lenta, durante la que aumentaremos la fuerza de la parte baja de las piernas y de los pies.

Poco a poco, aumentando el tiempo de uso de las Fivefingers de forma gradual, notaremos sus ventajas.

 

Vibram ha creado un calzado específico para cada actividad. Tanto para el trekking  como para el running y el trail running.

En Anayet Vertical hemos seleccionado los modelos que más se ajustan a las actividades que realizáis, podéis aprovechar, además, el descuento del 10% que hacemos como presentación de la colección de primavera.

Share this:
Share this page via Email Share this page via Stumble Upon Share this page via Digg this Share this page via Facebook Share this page via Twitter

FAQ DE SENDERISMO.

Todos tenemos amigos que, al inicio del verano nos piden que “les llevemos aquí o allá, por la montaña”.

Claro, buenas personas que somos y el monte, que nos gusta, pues decimos que sí, que bueno, que vale, que te va a costar un par de Ambar,…

Elegimos un recorrido acorde a nuestros pequeños “padawan”, elegimos un día y nos vemos sorprendidos por la pregunta: “Maestro, ¿qué llevo?”.

Lo reconozco, a mi, esta pregunta me desarma, sobre todo porque me hace pensar. Llevo tantos años saliendo al monte que hacer la mochila es un acto reflejo. No pienso qué llevar ni porqué. Sé donde guardo el material y hago el recorrido sin pensar: arcón, armario, cajones, nevera, trastero, coche.

Pero, no todo el mundo es igual de desordenado que yo. Y muchos no han salido casi a la montaña. Así que, hay que ser más específicos.

Empecemos por lo básico:

  • Mochila: Parece lógico, de alguna manera (razonablemente cómoda) hay que llevar los cacharros. Pero lo lógico no siempre es evidente, y aparece gente con una bolsa del carrefour, porque “nadie les ha dicho que hay que llevar mochila”.  Entre 20 y 30 litros de capacidad suele ser suficiente para salidas de un día en verano. Tiene que ser cómoda, con espalda aireada y tirantes anchos, los estrechos terminan clavándose en los hombros. HIGHWIRE, GRAVITY, BOREALIS o DOCKS, son ejemplos posibles.
  • Ahora que ya tenemos contenedor, habra que “dotarlo de contenidos” , como dicen en el Social Media; Una chaqueta impermeable ligera,Para afrontar ese posible chubasco que se genera durante el día y descarga por la tarde (lo que llaman Nubes de evolución diurna). Un forro polar o una sudadera, para abrigarnos en las paradas. Ambas prendas nos ayudarán también a protegernos del viento en collados o cimas.
  • ¿Qué más necesitamos? Crema de sol, cacao para los labios, gafas y gorra. Esto es imprescindible. Protegernos del sol es importante. No sólo porque la incidencia de los rayos es mayor, también porque nos encontramos en un entorno aislado, y una insolación puede ser un grave problema.
  • Ya que hablamos de insolaciones, es importante llevar una reserva de agua. Y algo de comida, unas barritas energéticas, almendras, queso, una pieza de fruta, unas galletas; alimentos que nos resulten apetitosos.
  • Un mapa de la zona, el teléfono con batería (y el número de emergencias, el 112 memorizado), repelente de insectos, una navaja, un par de bolsas para recoger la basura que se pueda generar…
  • Y un par de bastones, para ayudarnos en las subidas y descargar peso en las bajadas. Son complementos que hay que tener en cuenta.

“Vale, todo esto está muy bien, pero ¿qué me pongo?”

La ropa, otro arcano mayor. Yo llevaría una camiseta transpirable (prefiero evitar el algodón, es cómodo pero absorbe mucha humedad). En cuanto al pantalón, la elección es personal; hay cortos o largos. Pero deben ser cómodos.

Calcetines, lo mejor es un calcetín de coolmax, nos mantendrá el pie seco y fresco. Además, están construidos para acolchar las zonas sensibles y reducir el riesgo de rozaduras.

Y, lo más importante, el calzado. Si la actividad es rápida, con una pendiente moderada, unas zapatillas con suela de tacos serán ligeras y nos darán el agarre que necesitamos.

Si vamos a recorrer zonas pedregosas, es preferible optar por una botas . Nos sujetarán mejor el tobillo y protegen el pie.

Es aconsejable contar con algo de ropa de repuesto en el coche. Cambiarse de camiseta y de calcetines es una delicia.

Y, recuerda que la excursión “sólo” termina después de haberte duchado, así que procura no agotar toda tu energía en la subida, luego hay que bajar.

Espero que este verano disfrutéis de la montaña.

Share this:
Share this page via Email Share this page via Stumble Upon Share this page via Digg this Share this page via Facebook Share this page via Twitter