Suelas, en contacto con el suelo.

Cuando compramos calzado nos fijamos en varios detalles; el ajuste del empeine, el tipo de cordón, la altura de la caña… Probamos varios modelos y diferentes tallas buscando la que mejor se adapte a nuestro pie. Incluso utilizamos escaloens para comprobar el deslizamiento interior.  Y, ocasionalmente, miramos la suela, vemos el taqueado y la marca y nos damos por satisfechos. Suponemos, acertadamente, que la suela es la adecuada para el calzado que hemos elegido.

La suela cumple múltiples funciones. Amortigua el impacto, mejora la frenada y, sobre todo facilita la tracción y el agarre.

Para cumplir con eficacia todo esto, las suelas del calzado deben combinar diseño y materiales.  La adecuada combinación de cauchos y gomas nos proporcionará la tracción y duración que queremos, el diseño evitará la acumulación de barro y nos permitirá tener una tracción adecuada.

Pongámonos en contexto:

Hasta la década de los 30 (del siglo pasado) se utilizaban botas con suela de cuero con clavos metálicos, los tricuins.

Esta suela se utilizaba en todo tipo de montañas y terrenos, roca, nieve, hielo…

En 1935 Vitale Bramani participó en una expedición de 19 miembros para intentar la conquista de la Punta Resica (3306m), en el Valle de Bregaglia (Alpes Suizos-Italianos).

La expedición terminó en tragedia, debido, en gran parte a que las suelas resultaban demasiado resbaladizas. Esto motivó a Vitale a buscar una solución, y, ayudado por Pirelli, creó las primeras suelas de goma, las Carrarmato. Un diseño que todavía se utiliza.

Este tipo de suela se popularizó rápidamente y, aunque en la actualidad, casi todos los fabricantes cuentan en su catálogo con desarrollos propios, fabrican varios modelos con suelas Vibram (acrónimo de Vitale Bramani, no indica, como piensan algunos que las suelas vibren).

Los avances tecnológicos de más de 70 años en cuanto a componentes y diseño han llegado a diferenciar varios tipos de suela, según la actividad que vayamos a realizar:

Suelas de alta montaña. Tacos grandes y espaciados, buen drenaje. El terreno de estas botas es la nieve y la roca.

Suelas de montañismo. Tacos más pequeños, con menor espacio entre ellos. La mayor cantidad de tacos mejora el agarre, tanto en subida como en descenso.  Estas botas se mueven en todos los terrenos, son las más polivalentes.

Suelas para senderismo/paseos. Terrenos menos abruptos. Muchos tacos pequeños, a veces sin transición entre la puntera y el tacón.

Lo que tenemos que tener claro, a la hora de elegir nuestro calzado, es el uso que le vamos a dar. Una zapatilla de senderismo no está diseñada para alta montaña. Por eso la suela no responderá igual a la exigencia que se le plantea.

Pero, las suelas no se quedan solo en el diseño y el laboratorio, también se prueban:

Share this:
Share this page via Email Share this page via Stumble Upon Share this page via Digg this Share this page via Facebook Share this page via Twitter

Barefoot, sentido y sensibilidad.

Nuestra actividad principal se desarrolla en la naturaleza, nos gusta introducirnos en ella. Pero, de forma contradictoria, nos empeñamos en “protegernos” contra ella.

Cotidianamente, hacemos igual y encarcelamos nuestros pies, esos magníficos sensores naturales,  en gruesas botas o incómodos zapatos. Nos han hecho creer que llevar el talón más elevado que los dedos es bueno para nosotros, y luego se han empeñado en suplementar todo esto con plantillas “ergonómicas”. Incluso con suelas que “acompañan” el movimiento natural del pie.

Sin embargo, lo que a todos nos gusta, desde pequeños es caminar descalzos. Que, además, es lo lógico, lo que favorece la posición natural del cuerpo.

Descalzo con corbata, informal pero "arreglao".

 

Pero, caminar descalzo, aunque está al alcance de cualquiera, nos resulta extraño. Por eso los fabricantes de material deportivo han desarrollado productos que, protegiendo el pie, permiten que la sensación sea muy similar a caminar descalzo.

Pionero en la fabricación de suelas para el montañismo, Vibram nos ofrece un calzado con clara tendencia de vuelta a la naturaleza, las fivefingers.

Las características principales de este calzado barefoot son; una suela de goma, con el agarre suficiente, pero bastante fina para sentir el terreno, y compartimentos individuales para cada dedo.  Estas “zapatillas con dedos” nos permiten una amplitud de movimientos y sensaciones que no tenemos con otros calzados minimalistas.

Las Fivefingers de Vibram ofrecen beneficios para la salud mediante el aprovechamiento de la biomecánica natural del cuerpo.

  • Fortalecen los músculos de los pies y las piernas. mejoran la salud general de los pies y reducen el riesgo de lesiones.
  • Mejoran la amplitud de movimiento en los tobillos, pies y dedos de los pies. el pie y los dedos se mueven con más naturalidad al no estar aprisionados como en el interior de un zapato
  • Estimulan la función neuronal, importante en el equilibrio y la agilidad, los miles de receptores neurológicos en los pies envían información valiosa al cerebro, mejorando el equilibrio y la agilidad.
  • Eliminan la elevación del talón para alinear la columna vertebral y mejorar la postura: el peso del cuerpo se distribuye uniformemente en toda la planta del pie, ayudando a mantener una postura correcta y la alineación de la columna adecuada.
  • Permiten que el pie y el cuerpo se muevan de forma natural.

Al ser un calzado cuya principal función es hacernos sentir descalzos, es importante que la talla que elijamos sea la adecuada.

Para conseguirlo, sólo tenemos que medirnos el pie, es de perogrullo, pero es así. Las tallas fivefingers no coinciden, necesariamente con la talla de calzado.

Para medirnos el pie, colocamos un folio en el suelo. ajustado a la pared. con el talón lo más atrás posible, marcamos el dedo más largo (suele ser el dedo gordo, pero a veces es el segundo).

Medimos ambos pies, y, una vez tengamos la medida más larga, elegimos en la tabla siguiente.

Si la diferencia entre ambas medidas es mayor de 0’42 cm, es difícil encontrar un par que se adecue a tus pies.

Asimismo, si tu dedo más largo es el segundo y la diferencia con el dedo gordo es superior a 0’42, tampoco será fácil encontrar un modelo que se ajuste a tus necesidades.

 

Están claras las  ventajas de caminar descalzo, pero, aunque sea lo más natural del mundo, es preciso un proceso de adaptación. Llevamos demasiado tiempo usando zapatos y necesitamos reacomodar nuestro cuerpo.

Cada pie es diferente, por eso, no podemos acotar un proceso de acomodación. Habrá quien se acostumbre en menos de una semana, y quien necesite unos meses. Dependerá, sobre todo de nuestro tono muscular, de la pronación que experimentemos y del tipo de pie.

Se recomienda siempre hacer una transición lenta, durante la que aumentaremos la fuerza de la parte baja de las piernas y de los pies.

Poco a poco, aumentando el tiempo de uso de las Fivefingers de forma gradual, notaremos sus ventajas.

 

Vibram ha creado un calzado específico para cada actividad. Tanto para el trekking  como para el running y el trail running.

En Anayet Vertical hemos seleccionado los modelos que más se ajustan a las actividades que realizáis, podéis aprovechar, además, el descuento del 10% que hacemos como presentación de la colección de primavera.

Share this:
Share this page via Email Share this page via Stumble Upon Share this page via Digg this Share this page via Facebook Share this page via Twitter